Internet, Deporte y Educación

Página personal de Sergio Palay

La huella: Cuando la derrota se mezcla con el orgullo (Uruguay 3 – Senegal 3)

Posted by sergiopalay en mayo 30, 2014

richarComo olvidar el partido que marcó la participación uruguaya en Corea y Japón 2002. El hecho de que ese martes 11 de junio se jugase a las 3 de la mañana era simplemente un detalle más que quedará en nuestras retinas a la hora de recordar ese encuentro.

Un escenario ideal

Lo cierto es que tras un torneo irregular, luego de perder bien con Dinamarca 2-1 (dos goles de Tomasson hicieron inútil el inolvidable zapatazo de Darío Rodríguez), y de empatar sin goles ante Francia pese a jugar buena parte del encuentro con un hombre de más, la Selección Uruguaya llegaba al tercer encuentro del grupo en una situación digna de firmar al comienzo del Mundial. Es que si a cualquier uruguayo le decían antes de empezar que ganándole a Senegal clasificábamos, todos lo firmábamos. Sin embargo, tras ver los dos primeros juegos y ver como los morenos vencían a Francia y empataban con Dinamarca, muchos empezamos a dudar …

Con el afán de ganar

Uruguay saltó al campo dispuesto a conseguir la victoria. El entrenador, Víctor Aroldo Púa había acomodado la defensa con Lembo marcando por el lateral puesto que el experimentado Gustavo Méndez había dado muestras en el primer encuentro de que ya no estaba a la velocidad mundialista. El “experimento” no era desconocido pues Lembo había jugado en esa posición en sl histórico Sub 20 de Malasia 97. En el medio el “Gato” Romero y el “Canario” García se repartían tareas de marca, mientras que Varela y el Chino Recoba iban por los costados. Arriba la responsabilidad goleadora era para Darío Silva y un “Loco” Abreu que se había metido en el once a fuerza de goles en los amistosos previos.

Las primeras acciones mostraron a un Uruguay protagonista. Un par de incidencias se desarrollaron en el área de los senegaleses y Darío y el Loco dispusieron de oportunidades. Sin embargo, el encuentro cambió con un falló arbitral.

Pareció penal pero no fue

Es cierto que los senegaleses habían dado muestras que de contragolpe iban a lastimar. Fue así que una salida rápida terminó con El-Hadji Diuof quedando mano a mano con Carini. El golero se le fue encima y el delantero se dejó caer. Todos compramos el penal. Sin embargo, las cámaras dirían que Carini nunca llegó a tocar al delantero y el árbitro holandés Jan Wegereef se equivóco. Poco le importó a Fadiga que venció a Carini decretando la apertura.

De allí en más Senegal fue una tromba. Fadiga corrió esquivando las patadas celestes y mandó el balón al centro para que Papa Bouba Diop, uno de los hombres con apellidos más pintorescos de ese Mundial, a anotar el segundo tanto cuando corrían 25 minutos.

Con Uruguay deambulando en la cancha Diop habilitado por milímetros anotó el 3-0 y pintaba para gran goleada.

Cambios que cambiaron

Cabeza gacha, eliminados, los celestes se fueron a vestuario. Allí sólo los protagonistas saben lo que pasó. Púa quemó los últimos dos cambios (ya había entrado Regueiro por Sorondo cuando iban 0-2) colocando al “Chengue” Morales por Abreu, y haciendo debutar al por entonces joven Diego Forlán.

Casi sin defensas, y con cuatro puntas, Uruguay salió dispuesto a todo o nada. Y a los pocos segundos el “Chengue” Morales, héroe de la clasificación ante Australia, anotaba el descuento tras un rebote ante disparo de Darío Silva. Un gol psicológico. Mientras festejaba sacándose la camiseta y mostrando la del añorado Fabián O’Neill (ausente por lesión) el Chengue arengaba a los celestes. El gol puso nerviosos a los africanos que ya no mostraban sus mejores armas.

Pero el reloj también jugaba su partido. Igual Uruguay intentaba e intentaba y a falta de 20 minutos un tremendo disparo de Diego Forlán desde fuera del área se coló en arco de Silva y supuso el 2-3. A lo largo de su carrera Diego demostraría que ese tipo de goles no eran casualidad.

De allí en más Uruguay se convenció de que se podía. Forlán y Darío se lo perdieron de forma increíble y los senegaleses ya no sabían que hacer. Entre Carini, Lembo y Montero se las arreglaban para alejar el peligro. Sin embargo, los minutos corrían y el empate no llegaba. Cuando en el minuto 86 el “Chengue” se dejó caer en el área y el árbitro volvió a pitar un inexistente penal las esperanzas reaparecieron. El encargado de ejecutar fue el “Chino” Recoba. Muchos pensaron (o pensamos, ya no me acuerdo) que lo erraba, pero el del Inter de Milán (que corrió como nunca ese segundo tiempo)  lo cambió por gol.

La última carga

Era el 3-3 y el milagro era posible. A eso de las 5 de la mañana en Uruguay no se escuchó el cantar del galló sino el grito desesperado de vamos, vamos.

Aún quedaba tiempo. Los senegaleses estaban entregados a punto tal de que movieron y la tiraron para afuera. Uruguay salió como loco en busca del gol de la clasificación.

El gol furioso del final, ese del que habla Tabaré Cardozo en su canción, parecía posible. Pero los minutos pasaban y las ocasiones no aparecían. Aunque justo es decir que si nerviosos estaban los uruguayos peor estaban los africanos. Sólo así se explica lo que hizo el golero de Senegal. Es que Uruguay logra un saque de banda que cae sobre el área, y Silva salió como desesperado lejísimos de su arco buscando despejar, pero antes un sudafricano resta de cabeza. El balón le cae a Gustavo Varela que viendo el arco libre le prende con buena dirección. Tres millones de corazones se paralizan cuando por el televisor ven que el disparo a media altura tiene destino de gol, y que ya ha sobrepasado la línea del golero, pero a un costado de la pantalla, en la línea, aparece un senegalés que la saca de cabeza, sin embargo, el balón sube, sube pero no se aleja.

La escena se congela. Los uruguayos vencen al sueño y abren aún más los ojos al ver al golero mal parado y al Chengue Morales elevándose para conectar el balón. Era el triunfo, era la clasificación, era un nuevo milagro celeste. Todos cabeceamos ese balón, Púa fue el que se vio por la tele, pero créanme que la cabeceamos todos. Fueron centésimas de segundo donde el relator se llenó la boca de gol, y el periodista vio pasar por su mente todos los sinónimos posibles de la palabra hazaña.

Pero sin embargo, no todo tiene un final feliz. El Chengue no se da cuenta de donde está parado y su cabezazo sale desviado de manera increíble.

Los lamentos, los insultos se mezclan con el Noooo !!!. El país entero se resigna ante el gol errado. Ya no hay tiempo para más y Senegal se mete en octavos.

Uruguay, con un gran plantel (pero no equipo) se vuelve a casa antes de tiempo. Pasarán 8 años para que vuelva a una justa mundialista …

El fútbol es un juego, donde hay tres resultados posibles, donde juegan los nuestros y juegan los rivales y donde a todos nos gusta, que digo nos gusta, nos obsesiona ganar. Pero no se puede ganar siempre y si bien es cierto que a los futboleros nos cuesta aceptarla, créanme que así, metiendo hasta el último momento y con el rival atrincherado en un arco , el sabor amargo de una derrota al menos se sazona con varias pizcas de orgullo.

Detalles

Senegal: Tony Sylva, Ferdinand Coly (Habib Beye 63), Pape Malik Diop, Lamine Diatta, Omar Daf, Alassane Ndour (Amdy Faye 76), Aliou Cisse (capt), Pape Bouba Diop, Khalilou Fadiga, Henri Camara (Moussa N’Diaye 67), El-Hadji Diouf.

Uruguay: Fabian Carini, Alejandro Lembo, Gonzalo Sorondo (Mario Regueiro 32), Paolo Montero (capt), Marcelo Romero (Diego Forlan 45), Pablo Garcia, Gustavo Varela, Dario Rodriguez, Alvaro Recoba, Dario Silva, Sebastian Abreu (Richard Morales 45).

Goles Fadiga 20 pen, Papa Bouba Diop 26, 38,  Morales 47, Forlan 69, Recoba 89 pen..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: