Internet, Deporte y Educación

Página personal de Sergio Palay

La noticia deseada y el fútbol

Posted by sergiopalay en septiembre 12, 2013

noticiadeseada

Ayer asistí a un Seminario en Universidad ORT dictado porMiguel Wiñazki, entre otras cosas Secretario de Redacción del Diario Clarín de Argentina, autor del libro que da título al seminario “La Noticia Deseada“.
Realmente me pareció muy interesante los conceptos que manejó una persona con estudios en Filosofía pero que curiosamente también tiene un especial interés por el fútbol.

En fin, volviendo al tema de la charla, más allá de discutir el rol de los medios impresos en el futuro del periodismo y tratar de contar pequeños secretos sobre como hacer rentable el negocio online lo interesante fue como expuso los conceptos sobre “La Noticia Deseada”.
A su decir la noticia deseada es esa que el pueblo quiere escuchar o creer. Básicamente esa que si bien los hechos y pruebas demuestran como equívoca es el deseo popular el que la vuelve verdadera.

El ejemplo que puso fue el de la muerte de Carlos Menem Jr.. Wiñazki fue recreando los hechos y de como se demostró que la misma había sido un accidente debido a la impericia del piloto y que como pese a ello y a que los testigos primarios habían corroborado esto, en el colectivo popular se habla de un supuesto atentado, como los medios se hacen eco de ello y como incluso van apareciendo testigos posteriores que apoyan la teoría (algunos simplemente por cobrar notoriedad, u otros simplemente por cobrar un dinero). En este caso la muerte de los testigos parecía apoyar aún más el tema conspirativo (luego se demostró que algunos no habían muerto y que otros eran presos que declaraban en sus salidas transitorias y que tenían más altas probabilidades de perder la vida).

Tras el ejemplo y algunos otros sucedidos en la Argentina, me puse a pensar en cosas que habían pasado en Uruguay que el colectivo popular había transformado en Noticia Deseada.
El primer caso que me vino a la mente es el de la muerte del políticio Villanueva Saravia (el caudillo blanco, padre de la actual modelo) .. Si bien la investigación arrojó suicidio, la gran mayoría de las personas de Melo que no te diga que lo mataron (y en cuanto al culpable hay hipótesis de todo tipo), es entonces de esas historias que en el colectivo popular tiene una resolución diferente a la real.

Podríamos seguir marcando noticias de todo tipo. Wiñazki ponía el ejemplo de Kirchner y su rol en la dictadura. De cómo la gente compro una idea de un Néstor desafiante a la misma cuando no está claro que hubiese sido un gran militante y cuando en esa época su actividad era de la ejecutar casas de personas que no podían pagar la hipoteca. De inmediato se me ocurrió la historia de un famoso político uruguayo al que en nuestro país sus opositores acusan de que su rol en épocas de dictadura no era conteste con su ideología.

Pero como uno trabaja más que nada en deporte, y no quiere entrar en otros temas, la pregunta es ¿cuántas veces ha aparecido la noticia deseada en deporte?
A mi juicio unas cuantas. ¿Cuántas veces el colectivo popular habla de partidos arreglados y se inventan historias fantásticas que no son comprobables pero que no hay veterano futbolero que no te la cuente en el mostrador de un bar?

Si es cierto que de vez en cuando aparece un caso que rompe los ojos (se me viene a la mente una mano de un experimentado golero fuera del área, u otro portero que perdió un cheque que debía repartir con el equipo por empatar un juego) y que hace otras instancias de noticia deseada cobren aún más fuerza.

Pero por ejemplo en el caso del doping y sacándonos la camiseta ¿por qué siempre pretendemos que la noticia deseada, esa que habla de una adulteración de la muestra, sea la cierta? ¿por qué creemos que cuando perdemos los otros generaron un complot en nuestra contra para evitar que accediésemos a determinada instancia?
Son preguntas cuyas respuestas podrían ir por varios lados. Excusas, justificaciones, sentimiento de víctima, miedo al fracaso o a la desilusión.

Lo cierto es que la noticia deseada en deporte como en otros ámbitos cuenta con muchos hinchas y seguramente estamos lejos de que desaparezca. Cuanto más lejos estemos de ella más cerca estaremos de lo real y por ende de lo justo.

Una respuesta to “La noticia deseada y el fútbol”

  1. CR said

    Un periodista que miente, le es infiel a su mujer y es desleal con su empleador al usar los dineros que la empresa destina a cubrir sus gastos de viajes periodísticos a cubrir los gastos de amantes o eventuales compañeras sexuales en sus viajes de trabajo, pierde su credibilidad también en el mundo laboral. Está claro que un político la pierde, un periodista no??

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: