Internet, Deporte y Educación

Página personal de Sergio Palay

Goleadores Olímpicos: Simplemente … El Oscar

Posted by sergiopalay en julio 18, 2012

Foto: Revista Estadio – web de Flavio Velazco

En nuestra segunda entrega de goleadores Olímpicos nos llega el turno de hablar de otro grande, Oscar Moglia.
Para muchos el mejor jugador de la historia del baloncesto uruguayo, el Oscar nació el 1 de febrero
de 1935. Fue durante su infancia que en las calles del barrio Parque Rodó realizó sus primeros lanzamientos.
Como muchos otros basquetbolistas, Moglia se inició primero en el fútbol defendiendo al famoso “Mar de fondo”, sin embargo, fue el básquetbol el deporte que siempre cautivó su atención, defendiendo los colores del Club Welcome.
Con 15 años y tras participar en algunos torneos internos, Moglia debutó en el primer equipo de la
“W” permaneciendo allí hasta el año 1972 siendo cinco veces campeón Federal (1953, 1956, 1957, 1966 y 1967).
Con 18 años fue máximo anotador del Campeonato Federal, distinción que recibiría de forma continua hasta el año 1960. Es ese mismo año que su fama comienza a trascender fronteras, aunque su máximo logro individual es recién en el año 1957 cuando  logra su marca de anotación ante Malvin. Dos días antes de Navidad, el Oscar les convirtió  a los de la Playa la friolera de 67 puntos en un encuentro.
Tamañas actuaciones no hicieron más que precipitar el debut de Oscar con la celeste. Fue en el
Campeonato Sudamericano de 1953 en nuestro país, en donde ganó el título en el torneo que se disputó en el Estadio Centenario.
Un año más tarde representó a Uruguay en el Mundial de Río. Pese a que Moglia fue el goleador del
torneo Uruguay “apenas” consiguió la sexta posición en ese evento.
Más allá de ello los celestes seguían comandando a nivel continental. El Sudamericano de Cúcuta en 1955 era una muestra de ello. Uruguay consiguió el título y Oscar fue nuevamente goleador.
Dicho torneo fue el preámbulo a la mejor actuación de Moglia con la celeste. Fue precisamente en los Juegos Olímpicos de Melbourne donde fue goleador, medalla de bronce e integró el cinco ideal del evento …

De físico corpulento y una estatura cercana a los dos metros Oscar pesaba poco más de 100 kilos. Su posición en ataque era de alero alto (similar a la de su hijo Osky) sin embargo se paseaba por todas las posiciones sin ningún tipo de inconveniente. Podía anotar a distancia, entrar en bandeja, o jugar de espaldas al aro. Era un maestro a la hora de convertir rebotando el balón contra el tablero y tenía en el pase un don especial. Fue en Melbourne que el Mundo se dio cuenta que estaba en presencia de un verdadero crack …

El discutido
Crónicas de la época que son recogidas por el sitio web urubasket reseñan del malestar de algunos
parciales con el rendimiento de Moglia en un amistoso ante Argentina. El Oscar venía de una lesión y aún le faltaba básquetbol. El entrenador, Héctor López justificó su presencia en la cancha
expresando : “Es un entrenamiento, por eso mantuve a Moglia. ¿Dónde quieren que se entrene…en
Melbourne, mientras nos jugamos una medalla?” dijo tras caer primero  61-57 ante la Asociación
Buenos Aires y luego ante Argentina 68-65 en el Palacio Peñarol. Incluso los propios medios del Cómite Olímpico Uruguayo tenían sus reparos en gastar 15 pasajes con la posibilidad de traer tan sólo una medalla …

En Australia
Más allá de ello la delegación pudo viajar. Había habido un cambio bastante importante con respecto a la anterior aparición olímpica en Helsinski. Del equipo que había logrado el bronce ante la Argentina, tan sólo “sobrevivían”  el Fogata Demarco, “Cacho” García Otero, Segio Matto y el “Guanaco” Costa. De esta forma el plantel celeste lo completaban Ramiro Cortés, el “Inglés” Carlos Blixen, Nelson Chelle, Carlos González, Raúl Ebers Mera (que venía de marcar un doble clave en histórica victoria ante la URSS), Ariel Olascoaga, Milton Scaron y Oscar Moglia.

Los encuentros de la fase de grupos.
El 23 de noviembre Uruguay debuta en los JJOO venciendo de forma apretada a Bulgaria por 70-65 con 28 puntos de Moglia. Al día siguiente el rival fue China y el tanteador fue de 85-62. Oscar Moglia anotó en este caso 22 unidades.
La fase de grupos culminó con un gran triunfo ante Corea del Sur 83-60 en donde Moglia marcó un record de 32 unidades superando la marca de anotación individual con la celeste que por entonces ostentaba Adesio Lombardo.

La segunda fase
La segunda fase arrancaba complicada. El rival era Filipinas, un equipo muy potente por ese entonces. El encuentro se logró sacar adelante en alargue venciendo por 79-70 con 20 puntos de Oscar Moglia.
En la segunda jornada de la segunda fase el rival fue Chile, contrario a lo que sucede ahora, los trasandinos eran un rival fuerte. Uruguay venció 80-73 con 31 puntos de Moglia que como ya era costumbre era el máximo anotador celeste.
El triunfo ante Chile nos clasificaba a semifinales. Sin embargo, el siguiente encuentro marcó nuestras aspiraciones. Como en Helsinski y el Mundial de Río, Francia volvió a derrotarnos. Esta vez  66-62. Los 24 puntos de Moglia no pudieron evitar la caída que nos significo perder el primer lugar del grupo e ir a un cruce suicida con los Estados Unidos.

Los últimos dos juegos
La semifinal era prohibitiva. Estados Unidos venció de forma inobjetable por 102-38. Vale mencionar que a modo de ejemplo integraba el plantel norteamericano Bill Rusell mítico pivot que se aburrió de ganar anillos con los Boston Celtics. Oscar Moglia curiosamente no jugó en ese encuentro.
El 1 de diciembre, Uruguay logró uno de los resultados más importantes de su historia al vencer a Francia 71-62ny quedarse de esta forma con la medalla de bronce. Los celestes habían aprendido de las derrotas anteriores ante los galos y dominaron el juego de principio a fin. Oscar Moglia cerró un torneo brillante (en el que anotó 181 puntos) convirtiendo 25 unidades. Fue la última medalla olímpica celeste.

Ál volver
Tras el regreso de Australia, Moglia siguió jugando por varios años en nuestro medio. Su leyenda se agigantó cada vez más, pero los problemas con sus rodillas le forzaron a retirarse en el año 1972 por problemas en sus rodillas. De allí en más ejerció como entrenador de su Welcome, además de despuntar el vicio en el periodismo deportivo escribiendo para “El Diario” y “Mundo Color” entre otros medios.
Un 8 de octubre de 1989 decidió partir, antes ya se había dado el gusto de ver a su hijo Osky ser Campeón Federal. No vi jugar a Oscar Moglia, pero de pequeño siempre recuerdo las palabras de mi viejo que me contaba “El Oscar fue el más grande” y lo más curioso nunca eschuché nadie que dijera lo contrario.

Una respuesta to “Goleadores Olímpicos: Simplemente … El Oscar”

  1. […] « Goleadores Olímpicos: Simplemente … El Oscar […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: