Internet, Deporte y Educación

Página personal de Sergio Palay

La huella: Los daneses nos marcaron a fuego

Posted by sergiopalay en marzo 22, 2012

Uruguay llegó a México 86 con hambre de gloria. Las inexplicables ausencias en Argentina 78 y España 82 habían sido mitigadas con la conquista de la Copa de Oro de 1980 y la Copa América de 1983.
La eliminatoria había sido dura pero de la mano de Venancio Ramos, y con limonazo incluido, Uruguay había superado a Ecuador y Chile.

Antes de partir la prensa especializada señalaba a Enzo Francescoli como uno de los tres mejores jugadores del momento, sólo superado por Diego Maradona y Michel Platini.

Un debut esperanzador

En el debut, el equipo dirigido por el Profesor Omar Borrás había estado a minutos de dar la gran sorpresa ante Alemania. El “Hormiga”, Antonio Alzamendi, adelantó a los celestes e incluso Francescoli pudo sentenciar el juego en una jugada en la que desparramó al meta Schumacher justó cuando la señal televisiva se cortaba. Sin embargo, el disparo del Enzo salió lamiendo el palo y Uruguay se perdió el segundo. Al final Alemania empataba y ambos equipos daban por bueno el resultado.
Paralelamente Dinamarca vencía  a la Escocia de Alex Fergusson (que por ese entonces no era Sir) por 1-0 con una gran actuación de un tal Elkjaer Larsen.
De esta forma ambos equipos llegaron al encuentro del 8 de junio de 1986  en la ciudad de Neza.

El peor partido de la historia

Uruguay, fiel a su estilo, saltó al campo de juego con un 4-4-3 bien definido. Borrás dio entrada a Mario Saralegui por el “Chifle” Barrios y el resto fueron los mismos hombres que días atrás habían brillado ante Alemania.

Lo que pasó esa tarde fue difícil de explicar. Los daneses superaron a los celestes en todos los aspectos.
A poco de comenzar el talentoso Michel Laudrup apiló hombres y cedió a Elkjaer. El goleador disparó cruzado ante la salida de Alvez y decretó el primero.
Uruguay se descontroló, Miguel Angel Bossio vio la roja en el minuto 17 y los celestes (ese día de blanco) quedaron con un hombre menos. Pese a ello, Dinamarca perdonó un par de chances. Pero a cuatro minutos del final del primer tiempo, Arnesen desbordó y mandó un centro rastrero que fue mirado atentamente por Álvez y Saralegui. El que no perdonó fue Soren Lerby (el mismo que dos años después erró el quinto penal ante Nacional en Tokio) quién entrando por el medio decretó el segundo tanto.

Parecía partido liquidado. Sin embargo, casi sobre la hora, el “Enzo” se dejaba caer en el área y el árbitro compraba el penal.  El “Flaco” cobró la pena máxima y salió desesperado a buscar la pelota llevándola rápidamente a la mitad de la cancha. La imagen del Enzo con el balón bajo el brazo es una de las más recordadas por los uruguayos en ese Mundial.

Con fé para el segundo tiempo

En el intervalo muchos son los rumores. Con el paso del tiempo Borrás (ese mismo a los que neutrales no se animaba a sacar porque tenía un “tarro” bárbaro) dijo que el había ordenado esperar, cuidar el 1-2 ya que se tenía un hombre de menos y si era posible sorprender de contragolpe.

Uruguay hizo todo lo contrario. Los celestes salieron con todo en busca del empate desnudándose completamente atrás. Los veloces daneses se hicieron un pic-nic con la defensa charrúa.
Ni siquiera la consabida capacidad de Fernando Álvez de ganar en el mano a mano se hizo presente ese día. Los ágiles daneses revolcaron por el piso una y otra vez al meta celeste.

Fueron seis (Laudrup, Elkjaer, Elkjaer y Olsen) y pudieron ser algunos más. Al otro día los diarios uruguayos fueron contundentes pidiendo la renuncia de Borrás y de todos los Neutrales. “Nos bailaron y un sentimiento de Angustia campeó por Neza” titulaba El País,  “Nunca nadie nos bailó así” decía Mundo Color. “Sólo esa personalidad de Diogo y poca cosa más”, rezaba El Diario al analizar la actuación individual de cada uno de los jugadores.

Una derrota que dejó su huella

La derrota caló hondo y terminó por desconcertar a un Borrás que realizó varios cambios para jugar primero con Escocia y luego con la Argentina. Dinamarca, fue catalagoda como la sensación del torneo, pero se topó en octavos con un Butragueño intratable que le anotó 4 goles para que España eliminara 5-1 a los daneses.

El 1-6 constituye la peor derrota uruguaya en la historia de la Copa del Mundo. Dieciséis años después daneses y charrúas se vieron las caras en Corea y Japón 2002. En esa ocasión los nórdicos (dirigidos por Morten Olsen autor del sexto tanto en el 86) ganaron 2-1 manteniendo la paternidad.

Uruguay ha ganado, empatado y perdido muchos partidos en la historia de la Copa del Mundo, pero cuando se piensa en derrota enseguida todos nos acordamos de Dinamarca. El 1-6 dejó una huella lapidaria en un equipo que pudo y debió haber llegado más lejos.

Detalles:

Dinamarca: Rasmussen, Andersen, Nielsen, Bertelsen, Olsen, Busk, Arnesen, Berggreen,
Lerby, Laudrup, Elkjaer-Larsen  DT: Piontek, Sepp

Uruguay: Alvez, Acevedo, Batista, Gutiérrez, Diogo, Saralegui, Bossio, Santin, Alzamendi, Francescoli, Da Silva. DT: Borras, Omar

Goles: 11′ (DIN) Elkjaer-Larsen,41′ (DIN) Lerby 45′, (Uru) Francescoli, 52′ (DIN) Laudrup,67′ (DIN) Elkjaer-Larsen, 80′ (DIN) Elkjaer-Larsen, 88′ (DIN) Olsen

2 comentarios to “La huella: Los daneses nos marcaron a fuego”

  1. Juan José said

    Los tipos nos pasaron por arriba la verdad que ese Elkjaer era un demonio. Claro después los agarró España y los borró de un plumazo

  2. Guillermo said

    Varias cosas pasaron en ese partido… Bossio expulsado a los 15 minutos (si era alemán, italiano o similar no lo echaban), quedó el mediocampo desbalanceado y Saralegui corriendo como loco para tratar de tapar las subidas de los Daneses, claro que Borrás con sus limitados conocimientos de fútbol no se daba cuenta de esto. Hay leyendas urbanas de que en el entretiempo se le apersonaron varios jugadores para pedirle un cambio táctico porque vieron que se venía la goleada y no les hizo caso. Resultado final: goleada 6 a 1 y el plantel peleado entre si y con el cuerpo técnico. Para el partido de octavos contra Argentina Borrás le pidió a los referentes del plantel que le armaran el equipo ya que a el no le daba la capacidad, pero siguió insistiendo en poner a Acevedo en vez de poner a Darío Pereyra y a Santín en vez de Ruben Paz, al que puso faltando 20 minutos y casi logra el empate, pero bueno….. Uruguay con terrible equipo no pudo pasar de octavos de final, cuando tenía jugadores como para salir campeón del mundo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: