Internet, Deporte y Educación

Página personal de Sergio Palay

El Mago Fabián O’Neill … un jugador por el que brindar

Posted by sergiopalay en marzo 15, 2012

Dueño de una pegada increíble y una técnica pocas veces vista, Fabián Alberto O’Neill nació el 14 de octubre de 1973 y debutó en Nacional en el año 1992 de la mano de Don Roberto Fleitas. Antes había jugado en el Defensor de Pasos de los Toros, tras comenzar su “carrera” en el Huracán de dicha ciudad en el puesto de  .. golero.

El Chiquilín tricolor

En ese año 1992, ya era vos populi que Nacional tenía una joya en su cantera. Fleitas le dio entrada en un partido internacional ante el Olimpia de Paraguay, dónde con total desparpajo le pisó una pelota fuera del área al laureado golero argentino Sergio Goycoechea.
O’Neill, jugando como puntero,  le aportaba frescura a un ataque en el que se destacaban Julio César Dely Valdés, el Pepe García y posteriormente Antonio Vidal González. Sus fundamentos eran tremendos. Maravillaba con su forma de parar la pelota y la enorme facilidad que tenía para pegarle con ambas piernas.
Lamentablemente para los intereses del equipo, Fabían tuvo una grave lesión en la rodilla jugando por Copa Libertadores ante el San Pablo, perdiéndose así casi toda la temporada.
Volvió recién sobre el cierre para compartir con los Seré, De León, Lemos, Reveléz y otros el título de Campeón Uruguayo de 1992.

Figura mundial

Al año siguiente demostró al país su valía. Formó una dupla tremenda con Fernando “Petete”
Correa en el Mundial Sub 20 de Australia. Uruguay empató con Ghana con gol de Correa a pase
de O’Neill en el debut. Luego vendría un triunfo contra Portugal con 2 goles del Isabelino (el último, un tiro libre mágico casi sobre la hora dejando parado al golero) y una victoria ante Alemania con tantos de Petete.
En el cruce de cuartos de final, en la mayor carnicería de la que allá sido víctima una Selección Uruguaya, Uruguay perdió ante Australia con gol de Oro sufriendo un arbitraje que permitió a los autralianos golpear de manera brutal al 10 celeste. Aún hoy con el paso del tiempo muchos señalan a la Selección del Bebe Castenoble como la Sub 20 uruguaya de mejor fútbol (por encima incluso de la vicecampeona del Mundo en Malasia)

Años a la deriva

A su vuelta a Nacional las cosas no le salieron como esperaba. Fue convocado por Luis Cubilla para jugar la Copa América de 1993, donde apenas participó unos minutos en el choque ante Estados Unidos.  Luego vio como el Nacional de Miguel Angel Piazza perdía el título ante Peñarol y quedaba eliminado en las semifinales de la SuperCopa.
Para 1994 con Eduardo Luján Manera como DT las sensaciones eran las mismas. Alternaba titularidad y suplencia. Hacía cosas mágicas y cometía cosas que hacían duda de su concentrción y cordura (como el arrojar su camiseta a la hinchada de Cerro en el mismísmo estadio Troccoli).
Formó parte del plantel que ganó la Liguilla 93, pero en Uruguayo 94 perdió minutos a manos de Osvaldo Canobio y el mellizo Morales a punto tal que el primer clásico del año lo encontró en la Tercera y convirtiendo dos goles. En el segundo es cuando marca su primer tanto ante el tradicional rival, Nacional perdía 0-1 y estaba con 10 hombres pero a menos de 15 minutos Fabián disparaba cruzado y hacía delirar a la Amsterdam. Sin embargo, un gol de Marcelo Otero dejaba a Nacional con las manos vacías y al equipo de Hugo Fernández lejos de la definición.

El resurgir con el Chino

La temporada 1995 fue la de su consagración. Ya con el “Chino” Salvá en el banquillo, O’Neill encontró su lugar en la cancha. Jugando de número 10, pero con la 6 en la espalda, O’Neill regaba el campo de fútbol. Sin embargo, la historía dirá que el jugador más desequilibrante del medio no era tenido en cuenta para jugar la Copa América de 1995. Es que por ese entonces el “Mago” ya había sido encasillado como jugador lagunero, de mala conducta, adicto a la bebida y con la “cabecita en otra cosa” por buena parte de la prensa..

Poco le importó a O’Neill que con Salvá (y sus amigos Parodi, Souza y Guigou)  fue feliz. Actuaciones destacadísimas en clásicos, enloqueciendo a Nicolás Rotundo (con dos caños en la misma jugada, algo que años más tarde repetiría nada más y nada menos que ante el campeón del mundo Genaro Gatusso) y una dupla de elaboración con JR Carrasco acercaban a Nacional al título. Sin embargo, el campeonato no se dio. Ese 1995 fue un año donde hubieron muchas cosas extrañas (el hand de Fernando Álvez en el River – Peñarol, la venta de O’Neill antes de las finales, los pedidos de afloje de los representantes antes de jugar las mismas, diálogos “paternales” del entrenador rival que sería su próximo DT en Italia y un insólito gol al finl del clásico decisivo) que terminaron con el título para el lado carbonero y que como dato anecdótico arrojaron el segundo gol clásico de O’Neill (el 1-2 de la tercer final a falta de cinco minutos tras recoger un rebote de tiro libre de JR).

Ídolo en Cagliari
Con la etiqueta de mejor jugador del fútbol uruguayo pero sin título O’Neill marchó rumbo a Cagliari dónde fue ídolo.
En la isla de Cerdeña El “Chiquilín” (apodo que le había puesto el Quique Saravia) terminó de asentarse en su posición de doble 5. El respaldo que le dio Gregorio Pérez en su corta estadía como DT del club fue clave para que el jugador ganara en confianza y despertara la idolatría de los tifosis.
Si bien el equipo alterno buenas y malas campañas (bajando y subiendo al año siguiente) el puesto de O’Neill nunca estuvo en duda. Es más, en un momento la historia cuenta que hubo que optar por él como futbolista o el Maestro Tábarez como DT y ese fue el comienzo del fin del 2º ciclo del entrenador en el club. Fuera de la cancha, la noche y la bebida seguían acompañando al jugador que tuvo la desgracia de atropellar a una personas cuando conducía un auto que no era de su propiedad.
Más allá de problemas con la ley O’Neill seguía demostrando su vigencia en el viejo continente. Por eso no extraño que al asumir Daniel Pasarella en la Selección Uruguaya lo tuviera como una de sus grandes figuras.
El Kaiser tenía un cariño especial por el “Mago” al que le daba la libertad de moverse por todo el centro del campo. Fue alli sobre fines de los 90 que el isabelino mostró su mejor versión. Esto hizo que la Juventus de Turin depositara su interés en él.

Su paso por Juventus

Foto por Ignacio Olveira

Pasó a la Juve por 12 millones de dólares. Compartió vestuario con su amigo Paolo Montero, y con los también uruguayos Daniel Fonseca y Marcelo Zalayeta. Se hizo amigo de Zinedine Zidane (quién siempre destacó su técnica) y Edgard Davis, pero no pudo trascender por culpa de las lesiones.
Tras dos años en la que se pasó más en la enfermería que en la cancha fue cedido al Perugia. Para ese entonces ya había perdido su puesto en la Selección Nacional y el Mundial 2002 estaba cada vez más cerca.

El Mundial que no fue

Sin embargo, Víctor Púa, sorprendió a todos cuando lo convoca para un amistoso ante Arabia Saudi. Uruguay perdió ese partido 3-2 pèro O’Neill anotaba un gol de tiro libre y ganaba crédito en un encuentro que sirvió también para catapultar a un rubio delantero llamado Diego Forlán que marcaba allí su primer tanto con la celeste.
Un par de actuaciones buenas en amistosos, unida a una mágica performance ante Italia en el empate 1-1 (gol del Loco Abreu) lo ponía como titular indiscutido en la Selección Mundialista.
Sin embargo, una lesión en el amistoso con Estados Unidos le dejaba fuera de un juego con China a poco del arranque del torneo y las alarmas se encendían. El resto es historia más conocida. O’Neill no vería acción en todo el Mundial y su camiseta 10 apenas aparecería en pantalla cuando el Chengue Morales la mostraba tras marcar el primer tanto del 3-3 ante Sengal.

El Regreso a Nacional y sus últimas pinceladas

Tras la frustración de no poder jugar el Mundial, O’Neill regresó a Italia e intentó volver al Cagliari pero tuvo inconvenientes con los dirigentes y se fue.
Como años atrás había prometido regresó a Nacional. El “Chiquilín”, al que se había podido ver en una camioneta por 18 de julio con su amigo Chango Pintos Saldanha festejando el título del 98 o participando un año más tarde del Festejo de los 100 años regresaba al Bolso.
Lo hacía a un tremendo plantel que integraban el Loco Abreu, Walter Horacio Peralta y el Gaby Alvez entre otros. O’Neill fue la figura de Nacional en todos los encuentros disputados. Sin embargo, a todos les quedará en la retina sus dos últimas actuaciones internacionales. Era el año 2003 y el rival era el Santos, un equipo que contaba con una delantera tremenda conformada por Diego, Ricardo Oliveira y Robinho (todos jugadores de Selección Brasileña). En un partido épico en el Centenario Nacional y Santos igualaron 4-4. Cuando nadie daba nada por el Bolso, el equipo de Daniel Carreño empató 2-2 con goles de Eguren y la última genialidad del Mago que vio adelantado al golero y le metió un tiro libre imposible a su palo. Luego en los penales los brasileños avanzarían a la siguiente ronda.
Tras el título del Apertura, una lesión y un problema económico con el Presidente Eduardo Ache O’Neill decidió retirarse. La llegada de Jorge Dely Valdes y el hecho de que este cobrará más que el “Mago” fue lo que desencadenó todo. Dio la sensación de que Nacional debió cuidarlo mejor, pero no fue así.
Con el tiempo, Peñarol, golpeó su puerta buscando que el crack, por despecho, cruzara la vereda de enfrente. No era la primera vez que el carbonero le tentaba con dinero y una vez más O’Neill se negó.

En el campo alejado de los campos

Pasaron los años y apareció defendiendo algunos partidos al Tito Borja. Incluso estuvo cerca de fichar por el River Plate que por ese entonces dirigían el Vasco Aguirregaray y Pablo Bengoechea. Sin embargo, la historia dirá que la única camiseta que vistió el Mago en la capital fue la de su Nacional.
Su vida privada (que incluye un incidente por agresión como presidente de su club el Defensor de Pasos de los Toros) y su adicción a la bebida siempre ha estado en tela de juicio. A hecho declaraciones polémicas pero frontales. No se casa con nadie y no le ha temblado el pulso para hablar de arreglos en el fútbol italiano, falta de códigos de compañeros y otras cosas más. Siempre está allí, en su Paso de Los Toros natal y no tiene problema en atender al que sea e incluso muy de vez en cuando se le puede ver en una cancha de fútbol.
En los últimos tiempos los programas de archivo y ahora el Carnaval (personificado por Maxi Orta fue gran responsable del premio a La Trasnochada) lo tienen entre sus favoritos.

La gran duda
Sin embargo aún hoy, casi 10 años después de su retiro sigue sembrada la gran duda.
No habrá ganado las tres Copas Américas del Enzo. No habrá sido el mejor jugador de un Mundial como Diego Forlán. No habrá cobrado los millones del Chino Recoba, ni convertido goles históricos como el Profe Bengoechea. No nos clasificó a un Mundial como Sosita, el Chengue o el Loco … pero ¿No habrá sido el Mago el mejor jugador uruguayo de los últimos 30 años? Cuando se habla de un ídolo a veces la objetividad se pierde. Pero Yo realmente pienso que si. Y si alguno cree que estoy borracho al afirmar esto simplemente me quedar levantar la copa y decir “A su salud Mago”.

7 comentarios to “El Mago Fabián O’Neill … un jugador por el que brindar”

  1. pedro said

    muy buen articulo. te felicito. adhiero en todo. fabian, un grande. nos hizo felices, a bolsos y uruguayos. un sr. a su salud.pedro

  2. […] los últimos meses O´Neill volvió a salir en los medios tras sus graciosos comentarios sobre Forlán o el […]

  3. Urutahy EDaniel Barreiro said

    estoy contigo sergio, realmente se han visto pocos como el mago, una lastima lo de la bebida (aunque el dice que cuando andaba fresco se lesionaba y no andaba bien, jeje) abrazo

  4. hola sin ser hincha de nacional debo reconocer de las condiciones indiscutidas del fabian lo vi crecer mejor dicho jugue en su epoca de nino en el paso querido cuando recien enpezo a patear la pelota en el olimpico que se acordara que vestian de rojo dirijido por el ya desaparecido Demoura lo vi en defensor, como acnegota estaba mirando el partido donde lo fracturaron en cancha de artilleria yo jugaba para colon y lo hariamos a segunda hora mi querido colon, sufri su juego imposible marcarlos no goleaban siempre , luego paso a la primera de defensor creo que con 15 años si no mal recuerdo para despues estar en los planteles de la seleccion isabelina varias veces convocado tengo una relacion distante con el pero la mejor es buena persona siempre esta dandole una mano al que necesita y no se aprovecha en lo personal creo que fue una pena que dejara el futbol tan temprano podriamos aver visto mas de el si estubiera bien rodeado pero asi es la vida las personas son como deben ser y no como uno quisiera que sean aqui en el paso la gente del futbol siente gran respeto por el butbolista que nos represento siempre cada vez que jugaba yo sentia que jugaba mi querido paso.

    jose luis rodriguez ( EL PATO) aguante MAGO!!!!!!!!!

  5. Lilian Fernandez said

    Buenas tardes que quieren que les diga … Acabo de terminar de leer el libro de Fabian y me puse a buscar informacion de el en el google … me puse a ver sus fotos de jugador, sus notas, su vida como dice el contado en el libro un 40 % me lleno de angustia, orgullo y ver que hay un tipo de verdad una gran persona que esta enferma por el maldito alchool …. la bebida que tanto bien y mal le hace. Pero que persona, que personaje, que vida !!!! cuantas tantas alegrias y cuantas tantas angustias. Pero que fuerte, que lastima que grande . A el y su esposa Andrea un gran mujer por lo que dice el , por lo que leei, por todo ese amor que le tiene. El libro me lo leei en 24horas, lo recomiendo esta buenisimo, me hiso ver tantas cosas de la vida, de eso que llamamos deporte por Dios que equivocados que estamaos. El futbol es y sera una gran ipocrecía .Felicitaciones a quienes participaron del libro , gracias Fabian por permitir leer tu historia, triste y alegre historia al fin y por tener la capacidad de ser tan pero tan sincero, Gracias por todo. Lo mejor de todo te deso la mejor de las recuperaciones, mas haya que cada uno quiere y tiene que vivir la vida como quiere. Lo mejor de lo mejor, mucho mas que suerte. Estoy mas que segura que volveras a las canchas a ver a tu pequeño hijo, a alentar con el y vivir su sueño acompañado de ti.
    Gracias y mucha mucha suerte.
    Lilian una hincha de Peñarol pero sobre todas las cosas, una hincha de la sinceridad.

    Gracias y que muchos tomen tu ejemplo de sinceridad.

  6. […] El Mago Fabián O'Neill … un jugador por el que brindar […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: