Internet, Deporte y Educación

Página personal de Sergio Palay

Nota con Roberto Amaro (Zona Naranja – Septiembre del 2010)

Posted by sergiopalay en marzo 8, 2012

Foto: Steve A Jhonson

Cuando me enteré que mi entrevistados sería Roberto Amaro de inmediato me hice la película.  Me lo imaginaba al cubano, saliendo de la isla en una balsa o escapándose de alguna delegación deportiva.
Nada más alejado de la realidad. El hombre salió por la vía legal de la isla. Es un orgulloso defensor de la revolución y puede entrar y salir cuando quiere de su tierra.
Casado con una uruguaya, por donde pasa recepciona el cariño de la gente. Conserva el acento, pero algunos modismos ya se le pegaron. Es un jugador de básquetbol. Fue figura en Larre Borges y pinta para seguir siéndolo en Goes. Sin embargo, no vive sólo del básquetbol, y aunque nunca le fue necesario subirse a una balsa, a los 41 años el también la sigue remando:

¿Cómo fue tu primer contacto con el básquetbol?
Empecé a jugar a los 10 años. En primera instancia a mi me gustaba el beisbol, porque mi padre era  beisbolista y mi  madre estaba un poco cansada de ese deporte  y bueno al final, luego de practicar judo y otros deportes, me decidí por el básquetbol.
A los 20 años comencé a jugar en Mayores en el equipo de La Habana  y después llegaron todos los torneos con la Selección.

Contame un poco como fue tu carrera en la selección.
Estuve 7 años, en la selección, jugué Pre-Mundiales, Pre-Olimpicos, torneos Centroamericano, todo lo que la Selección jugaba yo estaba.

¿El hecho de ser un jugador de Selección te daba algún privilegio extra deportivo?
No, privilegio no. Lo que si teníamos era el tema de los viajes  y un pequeño viático que se nos otorgaba para salir del país. Más que privilegio era un orgullo el poder salir y representar a Cuba en el exterior.

Debo confesarte, que antes de hacerte la nota pensaba que eras un exiliado. Pero luego me enteré que ese no era tu caso
No. Yo salí por la vía legal de Cuba. Un amigo me envió una carta para viajar a la Argentina. Yo presente la carta en la Embajada Argentina en Cuba, me la aceptaron y me dieron el permiso para salir del país por un tiempo. Después fue que se dio la posibilidad de jugar al básquetbol en Argentina y bueno me quede allí. Pero te repito que he vuelto a Cuba sin problemas.

O sea que estas a favor de la revolución y lo que representa.
Si si, el hecho de estar lejos no me aparta de los principios con los que crecí. En Cuba la educación y la salud están aseguradas. Somos un país chico pero que hemos plantado cara al imperialismo. A la revolución como al básquetbol la llevo en el corazón.

Y a Fidel Castro lo conociste personalmente  …
Mira lo que se decide personalmente no lo conocí. O sea lo tuve enfrente. Fue en 1999 cuando vinimos del Preolímpico y varios compañeros desertaron (NdeR: Lázaro Borrel, Héctor Pino, Angel Caballero y Roberto Herrera ). Al llegar el nos reunió a los que nos habíamos quedado, nos hablo y nos agradeció por el compromiso.

Hablando de eso … que pasa en la delegación cuando un jugador deserta. ¿Se les complica a los que se quedan?
Y mira, no repercute en nada para los que se quedan, desde el punto de vista de que no hay más controles ni nada de eso. Pero igualmente a uno le da cierta pena por el compañero, con el que pasaste tanto tiempo juntos y el que halla tomado esa decisión no se entiende.

Hasta que un día el que te fuiste fuiste tu …
Si, si pero yo me fui por el trámite legal. Yo no soy desertor. Yo puedo entrar y salir cuando quiera. Eso si tengo que estar dos meses y salir aunque sea un día, para volver.

Pero no jugaste más en la Selección …¿el que se va no puede representar a Cuba?
No no es tan así. Lo que pasa es que el hecho de estar lejos del equipo de La Habana, que es la base de la Selección, te complica un poco. Además, estaba muy reciente la deserción de los compañeros y bueno, el nuevo entrenador decidió prescindir de la gente que había estado en el Preolímpico 99.

Cosa extraña porque pro ese entonces vos hacías buena carrera en la Argentina
Si, estuve en Peñarol dos temporadas,  y después vine para Uruguay.

¿Ya conocías Uruguay?
A Uruguay lo conocía porque ya había venido un par de veces con la Selección de Cuba. Me acuerdo que en una de esas veces enfrentamos al Welcome que era la base de la Selección. Con Capalbo, Moglia, Pierri y Sigliezcky. Ya en ese entonces me había quedado la sensación de que era un lindo país.

Bueno, y entonces te viniste a Cordón. Te costó adaptarte a nuestras costumbres
Sí. Jugué la primera Liga con Cordón. En lo que respecta a los cambios, la verdad es que siempre traté de buscar lugares que en parte me hicieran recordar a La Habana. Como la Ciudad Vieja acá por ejemplo. Y en la gente me costó más en la Argentina. Acá el uruguayo es mucho más sencillo. Se siente más el cariño de la gente. A mi me lo hacen sentir en todo momento. Incluso cuando estoy trabajando.

Si es cierto, vos no vivís únicamente del básquetbol.
Y no todo es básquetbol. Este año vi que tenía tiempo libre en la mañana y bueno me presenté a la empresa (Prosegur) y conseguí empleo como Guardia de Seguridad en el Shopping de Tres Cruces. Hago el horario de 07:00 a 15:00 horas. No estoy en un puesto fijo. Por lo general me van asignando distintas tareas a lo largo del día, por lo que el desgaste no siempre es el mismo.

Pero ese desgaste no se notó esta temporada en el Larre. La verdad es que anduviste volando. Que significó para vos conseguir el ascenso.
Creo que a nivel personal fue mis mayores logros. Más por como se dieron las cosas, en un equipo que a priori no estaba para ascender. Nos sobrepusimos a la lesión de Charquero y le pudimos dar una gran alegría a un barrio que realmente se lo merece.

¿Pensás que podés estar para la próxima liga?
Y mira, por ahora estoy centrado en Goes, en subir con Goes que para eso me ficharon, y después tengo que estudiar la cosa. Tengo que ver que puedo jugar y que no si juego la Liga. De paso te digo que eso acá debería cambiar. No puede ser todas esas trabas que ponen. Fijate que los entrenadores por ejemplo puede dirigir Liga, Metro, Tercera, sin problemas y nosotros los jugadores tenemos limitaciones para jugar..

Hablando de Goes, he podido ver que sos muy querido por la parcialidad
Si, por suerte me han recibido muy bien. Los hinchas, los dirigentes, los padres de los jugadores jóvenes. Todos me han hecho sentir su cariño.

Me imagino que sabrás que estas jugando en un grande …
Si si, se siente en la convocatoria. Tuvimos la mala suerte de arrancar mal con Urunday, pero ahora las cosas se encaminaron y confiamos en que vamos a lograr subir.

Y en un futuro más lejano .. cual es tu objetivo.
Y por ahora tengo dos cosas en mente. En lo familiar, quiero ver si puedo viajar a Cuba con mi señora y mi hijo para que conozcan la isla y para que mi madre pueda conocer al nieto. En lo laboral estoy buscando la forma de revalidar el título de Profesor de Educación Física que tengo de Cuba y trabajar aquí en Uruguay con ello. Además pienso hacer el Curso de Entrenador el año que viene acá en Montevideo.

No quisimos abusar mucho más de Roberto. Un tipo querible, que llegaba de cumplir las ocho horas, debía descansar un poco y luego ir a la práctica de Goes.
A la hora de darle un cierre a esta nota nos acordamos de su compatriota Silvió Rodríguez, que dice en un tema (la frase es de Bertolt Brecht) “Hay hombres que luchan un dia y son buenos. Hay otros que luchan un año y son mejores. Hay quienes luchan muchos años y son muy buenos. Pero hay los que luchan toda la vida: esos son los imprescindibles.” … cualquier parecido con Amaro, créanme que no es coincidencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: